sábado, 29 de noviembre de 2008

Por fin


"Y todas las playas de este mundo, caprichosos sombreritos de muchacha, prendas de finísimo tejido en azul, verde, rojo, sandalias paganas en pies morenos de uñas pintadas, parasoles multicolores, senos temblorosos bajo livianos nikis a rayas y blusas de seda, sonrisas fulgurantes, espaldas desnudas, muslos dorados y calmosos, mojados y tensos, manos, nucas, adorables cinturas, caderas podridas de dinero, todas las maravillosas playas del litoral reverberando dormidas bajo el sol, una música suave, ¿de dónde viene esa música?, esbeltos cuellos, limpias y nobles frentes, cabellos rubios y gestos admirablemente armoniosos, bocas pintadas, concluidas en deliciosos cúmulos, en nubes como fresa, y tostadas, largas, lentas y solemnes antepiernas con destellos de sol igual que lagartos dorados, esa música, ¿oyes?, ¿de dónde viene esa música?, mira la estela plateada de las canoas, la blanca vela del balandro, el yate misterioso, la espuma de las olas, mira los maravillosos pechos de la extranjera, esa canción, esa foto, el olor de los pinos, los abrazos, los besos tranquilos y largos con dulce olor a carmín, los paseos al atardecer sobre la grava del parque, las noches de terciopelo, la disolución bajo el sol..."


MARSÉ, Juan: Últimas tardes con Teresa


Hay muchos escritores a los que dar las gracias. Pero hay pocos a los que, además, tengamos que estar agradecidos por enseñarnos de dónde venimos. Cada uno tiene el suyo. Y el mío es Juan Marsé. Felicidades

2 comentarios:

cesar augusto dijo...

dfgff

cesar augusto dijo...

martín adan: acepto que hay estrellas tristes y estrellas alegres.Hasta afirmo que las estrellas tristes son un excelente motivo de soneto catorcesilabo. !ah catita la vida no es un rio q corre:la vida es una charca q se corrompe. En el dia, los mismos arboles, el mismo cielo, el mismo dia se refleja en ella.En la noche-siempre las mismas estrellla, la misma luna,la misma noche-.Aveces un rostro desconocido-un muchacho, un poeta,una mujer- se reflaja- tanto más sombria cuanto más viejo es el charco-y el rostro después desaparece,por que no eternamente va estar un rostro comtemplandose en un charco. y el rostro se contempla sí mismo. Y el rostro se contempla asi mismo.Y el charco apenas es un espejo, turvio y mediante. "un viejo es un charco al que ninguna muchacha va a mirarse la cara" . Porque la vida de una es un charco, pero la vida de los otros son caras que vienen a mirarse en el. Sí manuela pero algunas vidas no son un charco, sino un lago , un mar, un oceano donde solo se miran el cielo y las montañas, las nubes,grandes barcos. así, la vida de Walt Whitman- un yanqui medio loco q, por eso ,fue un excelente poeta- fue un océano lleno de trasatlanticos.La vida...
La de Felipe II Segundo mar muerto con un aspecto muy trite y una leyenda siniestra. la de puccini... . la de bolIVAR , un canalpeligroso de escollos y miedoso de barricas flotantes.
tu vida, una jofaina en que se remoja una brazada de retamas, de olor y color de azufre. Así es el alma, catita -o agua enemiga o agua estupida- lago, mar, pantano, jofaina llena de agua. Pero nunca una corriente con su direccion y su cause. "casa de cartón".