sábado, 31 de mayo de 2008

Ejem

Como siempre que me pongo categórica y profética, y más cuando hay amenazas y maldiciones de por medio, la suerte me ha dado una lección de nuevo. Una de las muchas personas honradas que estudian en mi Universidad encontró mi móvil en la Biblioteca y lo dejó en objetos perdidos. En fin, que perros vestidos de hombre me juzguen desnuda.

PD= Los auriculares todavía no han aparecido. ¿Habrá venganza en forma de cartel?

4 comentarios:

Miguel dijo...

Mira una buena noticia. Ahora podrás acosar telefónicamente al cabrón que te quitó los cascos.

P.D. ¿Se puede escribir cabrón a estas horas?

Arcadia dijo...

Es una lástima... No que apareciera el móvil, si no que ya no vayas a quemar la universidad.

Una verdadera lástima...

Snif.

lacaja31 dijo...

¿¿¿cómo???¿¿¿no va a haber fuego???
boh...

Por si quieres ensayar, el edificio de mi carrera es pequeñín...Yo diré que no se nada ;-)

Me gusta la frase.

bico

Arcadia dijo...

Llevas muchos días estudiando, porque no le he cambiado nada jeje. Aunque quiero hacerlo, a ver si un día de estos con tiempo... Y con ganas.

Creo que es hora de actualizar el blog. Mi optimismo ha desaparecido.

Os quiero.