miércoles, 11 de junio de 2008

Perder el aura

"He oído decir o he leído que el único recuerdo puro es la primera vez que se evoca algo, y que después, cada vez que se recuerda lo que se recuerda, es el recuerdo inmediato anterior; de manera que con cada recordar nos vamos alejando cada vez más de la imagen verdadera del suceso originalmente guardada por nuestra memoria, hasta que al final lo que recordamos es una especie de fotocopia muy gastada y muy retocada"

Los secretos de Romina Lucas, Ercole Lissardi

Me alegra saberlo porque, a veces, recordar me hacía tanto bien o tanto mal que me sentía bajo los efectos de una droga y me tenía que echar a dormir para dejar pasar el síndrome de abstinencia.

6 comentarios:

lacaja31 dijo...

Y luego los recuerdos y los sueños se mezclan y es todo un jaleo....

Yo tuve una pesadilla en la que ,aparte de muchas cosas, las escaleras de mi ex-residencia estaban giradas hacia otro sitio, pues bien, hoy en día hay veces que dudo de su verdadera orientación!!

por cierto, me ganas con el photoshop...de goleada

bico guaja

Anónimo dijo...

A mí siempre me ha parecido apasionante el mundo de los recuerdos.
A lo mejor por eso es luego tan escalofriante ver cómo tu abuelo o tu abuela (u otro miembro o miembra de tu familia o familio) te mira sonriendo sin decir nada porque no te recuerda.
Qué vida esta (suspiro)

Miguel dijo...

Supongo que por eso al final todo el mundo tiene el pasado que se ha forjado para si mismo.

Una vez leí en un gran cómic llamado V de vendetta que el pasado solo hiere si tú se lo permites.

Tal vez por eso al final no luchemos contra nuestros recuerdos o nuestro pasado, sino contra nosotros mismos y la forma en que nos juzgamos.

Con el tiempo he terminado pensando que hay que sacar conclusiones de los errores, pero luego solo vale la pena retomar del olvido aquellas cosas que nos traigan felicidad. De los malos recuerdos, mejor solo aprender a no repetir sus errores.

Un besazo, espero no aburrir con mis desvaríos.

M dijo...

¡Tú nunca aburres, simpático loco hiperdesvariante!

Javi dijo...

Si indagáramos/descubriéramos "la pauta que conecta" a nuestros recuerdos/sueños/fotocopias recurrentes entre ellos y, a estos, con los momentos presentes en que los recordamos/soñamos/fotocopiamos, tal vez, dejaríamos de necesitar/desear/querer re-recurrir a ell@s (en caso de que quisiéramos tal cosa (no incluir en "tal cosa" a EA)) o, quizás, acrecentaríamos nuestra necesidad/deseo/voluntad de re-recurrirl@s. También podríamos adherirnos al famoso "virgensita que me quede como estoy"... en todo caso, conocer acerca de la necesidad subyacente a nuestra recurrencia nos conduciría hacia una mayor capacidad de elección (léase mayor libertad/responsabilidad/no-adicción) a la hora de escoger entre seguir saciándola como hasta ahora, dejar de saciarla de ese modo o aumentar/disminuir nuestros espacios dedicados al recuerdo, al sueño o a las fotocopias muy gastadas y/o muy retocadas.

Pd: releo el comentario que me ha quedado y no se si pedir culpas o disculpas.

Arcadia dijo...

Joooo Pues yo creía que los recuerdos siempre eran del momento original. Aunque pensándolo bien, es mejor que sea así, porque si siempre pudíeramos revivir añgún momento tal cual fue, nunca podríamos superar los malos recuerdos. Ni los buenos, tp.

Requetemuak