martes, 17 de febrero de 2009

Ustedes no tienen corazón


EL PAÍS - Santi Burgos - 5/3/2004


Hace mucho que el periódico no me hace sonreír. Hoy, repasando la hemeroteca del 2004, he pensado que quizás algunos años amargos tengan la capacidad de unirnos a muchos en una lucha que, aunque sea lucha, no deja de ser alegre ni bella. Hay muchos tipos de años amargos, por supuesto, otros no lo consiguen. En 2004, mientras un gobierno entero se caía a pedazos y todavía resonaba el eco de las bombas por Madrid, yo estaba con un pie en la Universidad, estaba en todas las manifestaciones en las que se lucían palestinos y jerséis llenos de bolas, y estaba convencida de que me esperaba algo grande. De que a todos nos esperaba algo grande.


No sé si me sigue esperando, quién sabe, igual ya me ha pasado y no me daré cuenta hasta la crisis de los cuarenta; lo que sí sé es que yo sí que tengo corazón, porque a mí sí me hace efecto recordar el espíritu de esos días gracias a la imagen de la chica que emocionó a Millás y que nos emocionó a tantos, y que seguramente estará ya muy lejos de aquel jersey lleno de bolas. Hoy, cuando leo los periódicos, tengo la sensación de que ustedes, los que los dirigen y los que los protagonizan, ...ustedes no tienen corazón.

4 comentarios:

Miguel dijo...

Leyendo frases como estas te puedo asegurar que aún te sigue esperando. Porque a alguien que escribe como tú no puede quedarle otra cosa que un futuro grande por delante.

Un beso mu grande. Cuideseme

Anónimo dijo...

Yo creo que te espera bastante sushi a corto plazo y muchas, pero muchas barras de pan a lo largo de tu vida.
El resto de cosas grandes que te esperan y que tú harás de tu propia mano no te las digo porque al lado de lo otro es cosa baladí

Arcadia dijo...

Me ha encantado esta entrada... La de cosas que han pasado desde 2004 no? Entre otras, conocernos y convertirnos en piña y, posteriormente, en piñata.
Tu tranquila, que yo también estoy convencida de que aún te quedan mil y un millones de cosas grandes por pasar. Y todas buenas y re-buenas.

Moitos bicos.

Mmmmm dijo...

Manuela, qué entrada tan bella. Hoy he ido de manifestación, hacía tiempo ya. Me he acordado de aquellos años de la LOU, Irak, el 11M. Me he parado. Me he mirado. Estaba contenta y rebelde, coreando eso de "No nos mires, únete". Casi igual que entonces. Con el abrigo verde zarrapastroso que me compré en primero de bachiller. Con mi palestino. Con los pelos con enredos. Y ya estaba pensando, que me en el fondo seguía igualita, con la ilusión intacta. Y viene un tipo y me pregunta ¿Eres de prensa? Y se me ha puesto una cara de pasa y de "oh dios mío, me han poseído en EFE, ya llevo la marca" Ante mi "no" desconsolado me ha dicho, "ah, es que como llevas cámara..." Pero ya me he quedado con el susto en el cuerpo. ¿Susto por qué? No sé bien, pero me da miedito igual. De tener un pie y medio fuera de la uni supongo. De no correr ya en las manis. De plantearme si toca ya dejar de esperarlo todo de la vida y perseguir algo concreto. Sí, ya sé que es lo normal de la crisis de los 22 y medio pero aun así. En fin, yo me siento hecha una moza, vaya jejejje. Bonitas palabras. Besos.