jueves, 5 de julio de 2007

Por fin.

A todos los que alguna vez aterrizaron en una Facultad de Periodismo, sin importar a dónde huyeran después

Esto es la monda. Cuando llegas en 1º a la Facultad, te sueles comprar una libretita en la que, mientras te recoges la baba con la otra mano, apuntas las frases estelares de tus profesores. Comparados con los del instituto, te parecen grandes filósofos, vividores, señores que huelen a tabaco y se han divorciado varias veces, que han viajado por China y Pakistán... algunos hasta vienen a clase con guardaespaldas. Cualquier cosa que salga de sus bigotudas y cincuentonas bocas te suena a mundo, qué digo, ¡a galaxia!

La triste realidad es que, a medida que avanzan los cursos y los créditos, tu simpatía hacia el profesorado se reduce hasta el punto de que sólo saludas a un 3% por los pasillos. Ya todos tienen mote. Ni siquiera te importa que te vean escapar de su clase, y sales con la mejor de tus sonrisas justo antes de que cierren la puerta. Lo que en 1º te sonaba tan inteligente, tan audaz, tan dios, ¿cómo no me había dado cuenta de esto antes? ahora es la misma historia de siempre, que todos los alumnos repetimos con desgana mientras mascamos chicle:

PROFESOR: Quizás la mejor definición hasta la fecha del concepto de noticia sea la más clásica: "Noticia no es que un perro muerda a un hombre, noticia es..."
ALUMNOS: ...que un hombre muerda a un perrooo.

Por suerte, todas las generalizaciones son falsas (incluso ésa) y no todo lo que te enseñan en la facultad es tan inútil. Gracias, Geng. Nos has devuelto la esperanza.
EL PAÍS, 4 de julio de 2007


Hoy es un gran día para el mejor amigo del perro

2 comentarios:

La Serena dijo...

Qé grande. Nunca supuse que podría ocurrir esa disparatada idea que Calleja nos repetía (y que después muchos como él repitieron) en 1º de carrera. Hay que ver como pasa el tiempo. El año que viene empezamos 4º, 4º!!!!!!!!
Definitivamente nos estamos haciendo mayores. Aunque me encanta que sea a vuestro lado.

Muakas, muakas, muakas, muakas.

Míguel dijo...

Peeeeerrooooooooooo arghhhhhhhh

(Pronunciar como lo haría Homer)