domingo, 8 de marzo de 2009

Gente que rompe cosas


Antonio Puerta. Fotografía: Público

Fragmento de la entrevista realizada a Jesús Neira por Jesús Ruiz Mantilla, publicada hoy en EL PAÍS SEMANAL:

¿Qué le pasa a esa gente [los maltratadores y agresores]? ¿Por qué cree que reaccionan así? La sociedad ha evolucionado hacia el egoísmo. En este aspecto es diferente a la que conocí de niño. Tenía otro tipo de problemas, y la violencia siempre ha existido, cierto, pero hoy es tremendo ver que un chico en Sevilla discute con una chica y su reacción es matarla. ¿Hasta dónde llega un estado mental, psíquico, de la sociedad? Pues a que no se te pueda quitar la razón en nada. Hemos llegado a una bestialidad. Me preocupa mucho la educación que se les da a los hijos. En las películas que vemos en televisión, la gente coge unos cabreos tremendos por cosas estúpidas y rompe algo. Con un golpe, una patada. Estamos en ese tipo de sociedad. Es el reflejo de que algo pasa, que no se nos puede contrariar. El hombre de hoy está dirigido al éxito, no tiene dureza para enfrentarse a la realidad. No está maduro y responde con violencia a cualquier cosa por estúpida que sea. Está absolutamente infantilizado. La adversidad es una escuela necesaria porque nunca puedes conseguir todo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No podría tener más razón este hombre, sobre todo en su última frase. Es una pena que, aunque nuestra vida esté llena de pequeñas adversidades, estemos programados para dejarlas de lado con tanta facilidad y no extraigamos de ellas la enseñanza a la que se refiere Jesús.
Cada vez creo más en eso de la educación emocional.

Camarón dijo...

Creo que éste problema no es algo nuevo, no creo que el hombre sea ahora más infantil que antes.
Lo que si sucede es que este tipo de salvajes son denunciados, ya no tienen la "protección" social , ya no es un "machote".. ahora es un ser despreciable y una lacra para la sociedad.Gracias a dios por ahi estamos avanzando , por lo menos en algunos paises. Hay otras culturas que les quedarán siglos hasta llegar a donde estamos nosotros, por lo menos en este aspecto.

Miguel dijo...

Leí la entrevista de este señor, y en esta parte yo le doy toda la razón.

Nos hemos afincado en la vida cómoda de que todo se consigue sin esfuerzo y nada tiene consecuencias. Llevar esta forma de vivir al día a día convierte a las personas en seres inmaduros. El problema es que las pataletas de un crío de 2 años no hacen daño a nadie, las de una persona adulta te pueden matar...

¿Qué remedio tenemos para esto? Igual lo que hace falta es lo que él dice, más adversidades... desgraciadamente.