miércoles, 13 de junio de 2007

Algunos "te quiero" son como un conjuro


La ciudad me atrapa hoy de nuevo en sus laberintos, como un amante que sólo sabe darse en la cama; y sé que -puede que cuando más la necesite- volverá a dejarme tirada, . Pero me basta con abrir la ventana en noches como ésta y sentir el aliento del verano que se acerca. Eso me basta para salir corriendo de la ducha, con el cigarro aún mojado entre los labios; y recorrer las calles sedienta, mientras alguien me roba la sombra y la esconde en una papelera.

Madrid, quedamos mañana donde siempre, en ese árbol de la plaza. Yo te miro y tú me enganchas…

4 comentarios:

La Serena dijo...

Creo que yo también me enamoré hace mucho tiempo de la ciudad.
No es la primera vez que oigo/leo que alguien está enamorado de su ciudad, pero creo que es la primera vez que alguien lo confiesa con tanta dulzura.

Sabes que, en un mundo paralelo donde todo es perfecto, nosotras vivimos en un ático en Gran Vía, y cada noche, hacemos el amor con la ciudad.

Un beso enorme.

Javi dijo...

Yo me voy a separar de la ciudad en un par de semanas.
Te leo y ya siento nostalgia.
Voy a volver una temporadita indefinida a mi pueblo...
tal vez me haga una casa, tal vez monte un grupo, tal vez vuelva aquí a sentir el abrazo desconocido de lo urbano.

Míguel dijo...

Te entiendo perfectamente. Madrid es una ciudad que es imposible no quererla si has vivido aquí, y al mismo tiempo te hace odiarla con todas tus ganas.

Odios que provocan discusiones y desencuentros, que al final terminan con un reencuentro apasionado en uno de esos rincones que tenemos cada uno de nosotros en la ciudad.

Y es que cada vez que la abandono, la hecho terriblemente de menos. No puedo vivir sin ella.

Un saludote y un beso (o dos).

Azul dijo...

Creo que jamás he sentido algo así por mi ciudad, de hecho muchas veces he dicho que estoy cansada de ella, pero claro, nunca nos hemos distanciado durante mucho tiempo... Este verano me iré durante una larga muy larga temporada a un país muy nórdico y muy frío (con gentes gafapastas muy cool y silbantes)... quizás así nos reconciliemos...
Un beso.