jueves, 7 de junio de 2007

Carta de disculpa

"Te sientas en mi cama...
descalza, con los pies abanicando el suelo, y empiezas a hablarme de la felicidad: que está en conformarse, en saber valorar, en lo pequeño y lo cercano; que la felicidad está en todo, vaya. Me intentas convencer para que sea feliz, o para que al menos me alegre de lo fácil que es según tu perspectiva, que no sé si ver como inocente o arriesgada. Terminas tu discurso con énfasis y, poco a poco, mientras transcurre el silencio, te apagas al ver que no lo has conseguido. Yo ni te miro, ni discuto; ¿para qué empezar a decepcionarte? Yo no me sé conformar. Yo no sé distinguir el tamaño de las cosas ni tengo un espectro amplio de felicidad.

A mí sólo me hace feliz la caracola que dibuja tu pelo cuando se acerca, como las olas de Tarifa, a la esquina de tu ojo. "

4 comentarios:

S Ivan dijo...

Islandia es el país màs feliz de la tierra, o era Finlandia? siempre me confundo.

Me gusta la sensaciòn que da tu blog... de paso, espero regresar

La Serena dijo...

Finlandia es el país con más suicidios del mundo, así que no creo que sea el más feliz... Creo que era Islandia, porque los esquimales tienen pinta de ser felices, y por allí debe de haber muchos...

Javi dijo...

¿Y qué más quieres?

Ecohippie dijo...

Felices son los que abanican el suelo con los pies.

No hay mejor actividad