sábado, 2 de junio de 2007

Botadura


Yo no soy como los políticos, que inauguran estaciones sin viajeros en las que no para ningún tren y se hacen fotos absurdas patinando en un suelo que aún no ha pisado nadie. A mí siempre me gusta empezar las cosas con sabor a viejo. Esta idea se ha estado fraguando desde hace más de un mes, como se puede comprobar en los archivos; de hecho, hice una especie de mudanza y trasladé aquí los recuerdos que más me gustaban de mi anterior casa. Quizás no sean los mejores ni los que más me representan, pero al menos son los que más me gustan. Supongo que lo primero que haces tras una mudanza es llenar las paredes vacías de fotos de ayer, para sentir algún tipo de raíces en tu árbol.

En fin, que el paisaje de Islandia ha cambiado mucho en las últimas semanas: ha llovido, ha nevado, ha salido un sol de ésos que quema, ha estado subrayada en amarillo (y sigue) y, para colmo, a partir del lunes que viene comenzará Islandia Currandia. Todo esto no se merecía un testigo como MSN (puaaaggg) ni un espacio lleno de fotos posadolescentes; mejor realizar un intento de seriedad fingida y botar el casco de este blog, firmado con inicial, y desnudo por el momento, que pretende llenarse poco a poco, hasta que me tenga que ir corriendo a otro sitio.

Bienvenidos.
(A los que se quieran suscribir, que sigan las instrucciones del siempre sabio Míguel)

Fotografía: Fishing boat, Daniel Aldo Gómez

2 comentarios:

Míguel dijo...

Se agradece el cumplido señorita.

Enhorabuena por tu nueva web, te deseo lo mejor.

Un abrazo

La Serena dijo...

Vaya vaya vaya... He de decir que este blog promete tanto como todos los anteriores, a pesar de que fueran posadolescentes.
Será un placer venir a menudo por aquí para deleitarse con todas las maravillas que escribes.

Un beso, Islandia.